Friday, May 16, 2008

Respeto

Respeto, una palabra muy importante en nuestro diario vivir. Una de las metas mas aclamadas por toda persona, unos la alcanzan (según ellos), otros no la alcanzan (según ellos). Algunos no les importa, y otros no saben que la tienen.

Para los que no les importa el respeto, es porque esto no pertenece a lo que ellos creen necesario en la vida. Pero saben que se equivocan, y lo que crea que no les importe el respeto es que ellos mismo no se respetan.

El respeto empieza por uno mismo, ahí es que nace el respeto, se concibe. Si tú no te respetas ti mismo, no te respetara nadie. Pero, ¿que es el respeto? El respeto tiene variadas definiciones y cambia según el individuo. Pero para mi el respeto es único, no tiene variantes. Lo que hace que varié es la calidad del respeto que se tiene la persona. Mientras más te respetes más cercano estas a conocer el verdadero significado, y a poseer ese valioso obsequio, que llamamos: Respeto.

Cuando yo era menor, tenia algunos 15 años o menos, creía en que el respeto se ganaba por la fuerza. En la calle, escuela, televisión veía que los “respetados” lo obtenía por medio de peleas. El más pelión de la escuela ese era el respetado. El que más novias tuviera era el respetado. Los superhéroes ganaban respeto matando enemigos. Y un sin numero de ejemplos mas. Pero aunque eso era lo que veía, yo me negaba a esa actitud. No sabia porque, ni como ganármelo de otra manera, pero sabia que eso era erróneo. Y simplemente no me preocupe por eso inmediatamente. No quiere decir que no me respetase, pero sabía que no tenia la capacidad para encontrar la falla. Así que decidí esperar a que creciera mas a ver si la encontraba, o si me dejaba corromper por la sociedad, cosa esperaba no pasara.

La cosa cambio al entrar a escuela superior, entre los años 15 al 18 de mi vida. Porque decidí por completo que no me ganaría el respeto de nadie peleando, o haciendo lo que el mundo quiera que yo haga. Me lo ganaría siendo yo mismo. Y ahí comprendí que ya yo me respetaba completamente, a un cien (100) por ciento. Y esto se debió a distintos factores, uno de ellos fue que me gane el respeto de muchos maestros por mi intelecto sin ser el estudiante preferido de ellos(los estudiosos, que vivían para los libros) no yo no era así, sino que una persona normal, me encantaba el vacilón, hablar en los salones, y hasta hice travesuras. Pero, a la hora de la verdad salía bien. Ahí comprendí que siendo yo, podía tener éxito. También empecé a ver como ganaba respeto de amistades por mi forma de ser, sin tener que ser el nene “cool”, sin ingerir drogas, sin pelearme con veinte(20) personas, como quiera me ganaba la aceptación y respeto de que fuera tal y como yo era. Claro, no era que recibía la aceptación de todos, pues muchos al verme diferente, pues ejercían presión, porque ellos solo quieren gente que los sigan. Pero, incluso a veces de esos mismos me ganaba el respeto porque me veían como un ser no dominable, que sus doctrinas de síganme para ser “cool” no podían conmigo.

Ya en la universidad, esto se agrando, pues me gane mas amistades, me respetaban por mi intelecto, por mi manera de ser, por el humano que soy, sin tener que aparentar ser otro. Ahí comprendí que el pelión no tiene respeto, simplemente inculca miedo, lo que sienten es miedo, no respeto. El mujeriego, no tiene respeto de las mujeres, solo tiene una pequeña porción pues del abuso tarde o temprano las mujeres se cansan, y a la larga buscan al que no las lastime. Que los nenes “cool” se tapan con ese disfraz de moda, para esconder lo que son en verdad porque no se respetan ellos mismos y no se atreven a nadar en contra de la corriente. Aprendí que toda forma abusiva no genera respeto, sino que genera miedo, confusión, y es evidente que esas personas no se respetan a si mismas.

Yo tengo un sin numero de amigas y amigos, y se que me aceptan como soy y me respetan. Yo a todos los respeto y acepto tal cual son pues eso es lo que los hace únicos. En mi tienen el mejor de los amigos, el mejor consejo, la mejor ayuda, siempre y cuando este a mi alcance dárselas. No voy a corromper nada por nadie, ni siquiera por mí. Eso es parte de lo que soy. Todo lo que se es de ustedes y estoy dispuesto a aprender mucho de ustedes.

El respeto comienza por uno mismo, y no se obtiene por medio de violencia, ni disfraces que oculten quienes somos. Ya seamos líderes, religiosos, trabajadores, estudiantes, padres, hijos, hermanos, el respeto a uno mismo, el respeto mutuo, eso es lo que hace que caminemos hacia delante. Si hay respeto, hay solución a los problemas. Si hay respeto, se puede luchar. Si hay respeto se puede encaminar un país. Pero recuerden, se comienza por respetarse uno mismo…

Original por: Jorge Díaz – martes 22 de agosto de 2006
Editado por: Gina Ortiz –

No comments: