Tuesday, February 26, 2008

Pancartas y enseñanzas

Pancartas, métodos de persuasión y mucha educación es lo que predomina nuestras escuelas en los últimos días. En mi opinión, hemos aprendido más en estos días que en meses en los planteles. Es triste y muy lamentable ver como los que dirigen nuestros niños se dejan llevar por un “doctrinador” y hacen un desastre nuestro sistema educativo que ya estaba defectuoso.

Primero, tenemos dos supuestos líderes midiendo fuerzas de quién es más fuerte. Por un lado, uno dice que no le quieren conceder sus peticiones, pero antes de que le dijeran que no, tenía la huelga planeada. ¿Casualidad? Por otro lado, tenemos uno que se quiere hacer el fuerte y utiliza métodos psicológicos para convencer al pueblo porque recuerden, esto es cuestión de política, y este año todo lo que hacemos tiene que verse ante los ojos del pueblo como bueno.

Ahora me pregunto yo, ¿es tan difícil ceder un poco? ¿Acaso lo importante aquí es la educación? Pues parece ser que ceder es como que imposible para estos dos señores egocéntricos. Su puesto no es ser el más que manda, su puesto es de facilitador para encontrar soluciones, no para buscar tranques y contiendas. ¿Por qué el ser humano le molesta tanto aceptar lo que otro dice o llegar a un acuerdo donde ambos ganen? ¿Por qué tiene que ser todo para un lado? Yo, yo, yo... ¡Maldito ego! Y ese ego que todos estos “líderes” tienen es el que tiene a nuestro Puerto Rico estancado. Cuando tú caminas, ¿la pierna izquierda cela la derecha porque la moviste primero? ¿La pierna derecha le pone trabas a la izquierda para ser ella la que mejor se mueve? No, se mueven ambas para desplazarte más rápido y con facilidad. Pues para que aquí haya progreso deben dejar de ponerse piedras los unos a los otros. Deben dejar de insultarse, deben dejar de medir fuerzas. Hay que comenzar a caminar juntos, a movernos juntos hacia el mismo sitio. Mientras uno avance y el otro lo vele para hacerlo caer, seguiremos cayendo como pueblo.

Y si lo importante es la educación, ¿qué hacen los maestros piqueteando y haciendo revuelo? Si los niños ven que su “maestro” por inmaduro se va a una línea de piquete, insulta al que quiere dar clases, y hasta lo agrede, ¿qué él va a aprender? Si no me dan lo que quiero te agredo, te impido tu libre albedrío para que tú o alguien me dé lo que quiero. Así no podemos vivir el país. En una población no se puede complacer al 100% de las personas. Y tenemos que acabar de aprender esto. Dejemos de ser el bendito parásito de los gobiernos. Aprendamos que los gobernantes están para llevar a acabo agendas, y debemos exigirles que hagan el bien común; pero de ahí a que nos complazcan es otra cosa. Exijamos herramientas para mejorarnos como seres humanos y pueblo. Así que maestro, dale las herramientas a la sociedad del futuro. No le des las armas para la guerra, sé un buen ejemplo porque quien sufre al final de todo son los niños. Viendo como se empujan, insultan y juegan con su propio futuro. Exige que seas recompensado por lo que haces, pero si exiges ser recompensado hazlo bien. Qué esos niños salgan llenos de sabiduría y fuertes ante las adversidades.

Qué se lea en las planas que aquí la educación es un éxito, pues el éxito de ella es el éxito de ustedes mismos. Una línea de piquete no te traerá más que problemas, confrontaciones y tal vez, 200 dólares mensuales. Pero, ¿qué le trae a tus hijos, los hijos de tus vecinos, amigos y desconocidos? Les trae lagunas mentales, una sociedad agresiva que todo lo que quiere es le complazcan en todo. Aprendamos y enseñemos el diálogo. Guerreando sólo se ganan cicatrices, experiencias negativas, recuerdos tristes. Hablando, nos entendemos, nos aceptamos, nos aprendemos a amar. Maestro, que tu línea sea entre la pizarra y los estudiantes para que ellos puedan ser mejores líderes en el mañana. Qué tu enseñanza sea amar, crear y progresar.

Jorge Díaz

No comments: