Tuesday, February 19, 2008

Detalles, hijos y crianza

Muchas veces no nos damos cuenta de que las sencilleces son las que afectan los futuros. Y que cosas tan normales afectan la psiquis de los seres humanos. Algo tan sencillo como nacer entre 2 hermanos o hermanas, si no se trata con pinzas, se puede convertir luego en un problema. Pensarán que me volví loco, pero no es así. Tan simple como un desvío de atención afectaría toda la psicología de un ser y su comportamiento en la sociedad.

Cuando tú eres el único niño, hay que saber criarte pues puedes convertirte en un engreído. La atención completa de tus padres es para ti, por ende puedes creer que todos tienen que tratarte de igual forma. Todo para ti, nada para los demás. Esto sucede muy a menudo, pero no todos los engreídos son hijos únicos. Hay que inculcarle cierto sentido de responsabilidad y de independencia al niño para que él se desenvuelva sólo y no espere que se lo den todo masticado y digerido, listo para él.

También cuando hay dos niños hay que tener en cuenta que dividir el amor es cosa difícil. Incluso cuando llega un hijo o hija hay que balancear entre ser padres y ser esposos, pues no debemos dejar a un lado la relación matrimonial para ser padres. Hay que hacer las dos cosas paralelamente sin que una afecte la otra. Asimismo, cuando hay 2 niños hay que dividir la atención y el cariño para ambos. Estar bien pendiente a ambos, que no afecte la hermandad entre ellos el trato que los adultos le dan a cada cual. Hay que enseñarlos a amarse mucho y a cuidarse. Que el amor de ustedes como padres es el mismo para los dos, que ambos tienen que ser independientes porque algún día tendrán que desenvolverse solos, ya sea viviendo con sus padres como viviendo solos. La mayoría de los menores empiezan a desenvolverse solos desde que entran a la escuela, pues ahí interactúan con personas extrañas y no están los padres para resolverles la vida. Debemos dejar que eso suceda antes, en la propia casa. Que aprendan a hacer cosas por ellos mismos, a ganarse un premio, a ayudarse mutuamente. Que ninguno es mejor que el otro. Que son dos seres completamente distintos e igual de especiales. No usen la frase “fulanito hace tal cosa”. Y por sobre todas las cosas, explique los por qué de todo, desde el comienzo. No es lo mismo recibir un castigo con razón a recibirlo sin saber que se hizo mal. Esos detallitos van a afectando el amor, que cuando niños es una acción simple y la realizan sin ningún problema, sólo que estos detalles lo van a afectando y cambiando.

Ahora bien, cuando son tres lo peligroso es el hijo del medio, pues ya el mayor tuvo su momento el del medio típicamente cuando está en su momento se entera que viene un tercero que “le quitará la falda”, como dicen. Eso crea celos, deseos y sentimientos negativos. Hay que enseñarle que tienen que amarlo de igual forma y que a pesar de que por ser un bebé requiere mucha atención, la atención para ellos (el segundo y el primero) no cambiará, que seguirás atendiendo sus logros, su aprendizaje, sus descubrimientos en el mundo. Hay que golpear ese sentimiento horrible con un gancho de amor. Demostrarle que todos son importantes, que cada actividad aunque haya hermanos menores o mayores es importante para ustedes, y crear una hermandad. Que el mayor aunque sea adolescente o preadolescente debe amar y compartir con su hermanito menor o bebé. Que no dejas de ser “cool” por cuidar o estar con tu hermano. Se deben crear los momentos de privacidad, pero que no se conviertan en una barrera familiar.
Estos detallitos, aunque no lo crean, afectan la psicología a cada ser humano. Afecta su comunicación con el mundo, su sinceridad, su amor por sí mismo, su comportamiento ante el mundo y sus situaciones. Debemos fomentar el crecimiento de nuestros niños saludablemente, y que se amen por quienes son. Que nunca aparenten por aceptación. Que sean personas independientes. Que no necesiten tanto de nosotros, sólo lo necesario, porque así creamos personas útiles para el mundo. La felicidad comienza por ti mismo, aprender a amarse tal como eres es un proceso largo y difícil en este mundo de complejos. Pero se puede lograr, eso te hace más feliz, más maduro pues no haces nada por nadie. No “jangueas” por aparentar “cool”, no bebes por ser el más adulto o por despecharte de un mal amor, no vistas de alguna manera para que te quieran. Sólo haz las cosas que te gustan y porque a ti te gustan y satisfacen. Así te conviertes en un ser único y especial. Tenemos que fomentar esta conducta porque mejorará la comunicación entre los seres humanos. No dejemos que ninguno de nuestros niños piense que es menos que otro por deslices en nuestra enseñanza.

Jorge Díaz

No comments: