Wednesday, June 27, 2007

Tapón nuestro de cada día…

Tapón nuestro de cada día, humilde y gran tapón, tanto que te odio, pero tanto tiempo que paso a tu lado. Me caes mal todos los días y tardes, pero al siguiente día, vuelvo a ti, a tus brazos, como ovejita mansa. Porque será? Acaso no puedo vivir sin ti? Imposible, yo ser tan dependiente de ti que me maltratas tanto. Suena a amor frustrado, yo ahí recibiendo maltrato y como loco enamorado mendigando tu amor. Pero no tú no cedes, día a día lo haces peor. Y eso es sin contar lo infiel que me eres, porque todos los días encuentro un nuevo amor en tu ruta. Porque eres así, si a tus brazos voy a diario. Bueno ya como que basta del monologo, como que me creí ser comediante, pero no me sale, verdad?

A la sustancia, al punto critico de la novela, al momento del beso apasionado entre dos amores imposibles, jajaja, no es para tanto, no hay tanto drama en este. Simplemente es una expresión de lo que día a día la mayoría de nosotros pasamos, el tapón. Muchos serán actores principales otros simplemente serán como yo, fieles espectadores de las “…” que hacen. En realidad para mi el tapón es un gran circo sin final, un circo, que todos los días vemos algo nuevo, y si no es nuevo los personajes son otros pero la historia es la misma. Yo aquí enumerare algunos de los personajes principales q veo a diario, o tal vez los que mas han impactado mi cerebro o hasta mi alma.

Bueno comenzaré con los que yo llamo suicidas, esta bien menos dramático, por su nombre común llamados motociclistas. Pero díganme si no es verdad que son unos suicidas, obviamente si eres uno de estos no lo aceptaras y mucho menos te parecerá gracioso lo que digo, pero es que me sorprendo cuan ingeniosos son. Empecemos porque sin más ni mas cambiaron las reglas de diseño de carreteras, o por lo menos saben algo que no me enseñaron en Mayagüez; las líneas no eran para dividir los carriles como me enseño Colucci, sino que con estos individuos aprendí que son para ellos pasarnos. Que ingeniosos no? Bueno seguimos, también hacen unos actos de escapismos, los mas veteranos claro, porque los que no son tan veteranos pues se estancan con los carros en el intento. Ellos se pasan de línea en línea de una manera audaz y veloz, ahora lo vez aquí, ahora esta aya en cuestión de segundos. Algunos solo les falta cubrir su cuerpo con fuego para considerarlos los “ghost riders” de Puerto Rico.

Ahora, el turno es para los conductores hostiles, estos únicos tipos que ves por ahí peleando hasta con la sombra. Discuten con el que se les cruzo, con el aire a condicionado porque enfría poco, porque enfría mucho. Discuten con el de la radio, con el que los mira, con el que le toca bocina, y hasta con la luz porque cambio a roja y no espero que el pasara. Son unos tipos que viven la vida plena y feliz, solo que discuten con el que invada su felicidad, me creyeron, no, verdad, lo sabia como decía aquel dizque gracioso comediante. Estas personas realmente, van peleando con todo y todos, ofreciendo galletas como si fueran fabrica de nabizco, pelean con todos, y mas gracioso es cuando dos hostiles se encuentran, pues es como pelea de gallos con el pelo encrespado como las plumas de los gallos, forsejiando quien insulta mas a quien. Viven la vida así, insultando todos los días a todos, aquel por lento, aquel por rápido, no importa la cosa es ser hostil e insultar.

Ahora bien, aquí llegaron las reinas, las mujeres. Muchos las critican como guían, y realmente a veces tienen la razón pero no siempre. Conozco mujeres que saben guiar. Pero lo que me parece muy peculiar es la habilidad de montar un salón de bellezas en el asiento del carro y todo esto sin parar. Pueden ir a 60mph mientras están maquillándose un ojo, claro frenan casi encima del otro carro pero lo logran, y mas audaces son las que se sacan las cejas, esas son unas bravas de verdad, dejan esa curva en la ceja de “show” y a la vez se cruzan de carro en carro para aligerar en el tapón. Muchas vecen van cantando para matar el aburrimiento, o escuchando algún programa y riéndose, pero realmente su sub-conciente esta clavado en la belleza, llegar regia al trabajo, o al mall o a donde sea.

Le debemos dar paso al “cangri” llego el tipazo, que se cree que el carro le da mas hombría. Le toco el turno al conductor “too fast too furious”, este es uno muy gracioso por si solo. Tú lo escuchas a varias millas porque el carro tiene una “pipa” y no es la panza sino una pieza en el carro que hace más ruido que un concierto de reggaeton. Así que nunca pasan desapercibidos. Van con estos carros tan bajitos que ni las moscas pueden esconderse del sol ahí. Con mas luces y tacómetros que una tienda de equipos de autos. Brillan como estrella en el cielo, y van con los cristales a bajo para que todos escuchen su gran musicon. Claro si suena mas alto que la antes mencionada pipa. Andan haciendo cortes a granel, es mas parece que hasta su psicología natural de movimiento es zigzaguear. Estos siempre andan de prisa, o se creen que todo conductor es un contrincante para hacer una carrera. Su marcadillas debe comenzar en las 60 porque no vez ninguno a menos de eso a menos que haya un “muerto” en la calle o un “badén” muy pronunciado que lo cojen “suave” para no guayar su escultura motorizada que nosotros los plebeyos llamamos carro.

Ya vamos a darle el turno al actor principal, no es que sea el mas que hace pero sin lugar a dudas es de los mas arriesgados del circo, los trapecistas. Si leyeron bien, los trapecistas como yo los llamo son los vendedores de periódicos. Estos únicos personajes que hacen malabares entre carro y carro para vender un periódico, y sin que un loco mental se crea que son un blanco con letrero de golpéame puesto. Ellos son los padres de la gran mega tienda los vendedores ambulantes. Pues con ellos comenzó todo, ahora puedes encontrar de todo en las calles, pero los vendedores de periódicos son únicos en su clase, pues arriesgan su vida por otro, porque el dueño de los distintos periódicos no pasa ni un segundo bajo ese sol, y menos entre tanto loco desquiciado que aquí conduce. Y ellos se esfuerzan día a día con el gran tapón pasando entre carros tratando de no ser blanco de una caricia con sabor a metal.

Aquí viene uno muy gracioso, los cocolos, los llame así aunque no los limito a salseros, solo que de los sobrenombres de los estilos musicales ese es muy gracioso, además que es muy de aquí. Los cocolos son estos individuos que andan cristal abajo con la música a todo dar. Que se cree que tienen por radio una guagua de avanzada política. Que su música se escucha como tres luces mas abajo. Van cantando como si tuvieran micrófono en mano, y los estuviera viendo la gente de objetivo salsa. Por favor, productores, limítense, no copien ideas. Pero no queda ahí si cantan como en la bañera mejor se pone cuando se creen que el guía es una conga, y van dándole más cantazos que a pandereta de aleluya. Ahí es que empieza el sabor, con son o sin son, van cantando y soneando felices de la vida.

Las viejitas son otro gran personaje. Estas que van a 20 millas por debajo de lo reglamentario. Y no critico ir lento, pero su indecisión a veces es peligrosa, para ellas mismas. Porque van pensando todo el camino que donde estará el súper héroe de que nos pasa puerto rico a ver si las salva del conductor hostil, o de un corte del “too fast to furious”. Ellas no se maquillan ya en el carro como las mujeres, pero ya en su juventud tuvieron tiempo para esas demostraciones, ahora prefirieran transportarse de un sitio a otro como en “star trek” pero no les queda otro remedio que guiar. Cuando les gritan se frisan, y paran el auto, para que todos pasen y luego ellas entrar en una carretera. Pero tienen precaución de no pisar ni la sobra de los otros autos.

Los espaciaos, esta es una categoría muy jocosa y divertida. Estos son los que cambia la luz y pendiente a los aliens se quedan ahí parados y como 14 personas de carriles adyacentes se les cuelan. Son los que en los peajes buscan en cambio en la misma caseta. O los que por estar buscando un sitio van a 15 millas. Son bien graciosos porque estos son bien tranquilos comúnmente. Y cuando les gritan, ni se dan cuenta que es con ellos, van en su mundo en su viaje, solo saben que por alguna razón extraña su camino se cruzo con el de este mundo. Ellos van felices por el mundo pensando en veinte cosas menos en lo que hacen: guiar.

Aquí resumo en gran parte lo que veo a diario en el tapón nuestro de cada día. No quise sonar mal, solo quise ser un poco gracioso, pues eso es para mi todo eso. Yo ando riéndome de todo lo que hacen estos personajes. Yo me vacilo este circo, me lo disfruto. Me río de cada situación, de cada suceso. Por lo menos de esta manera el tapón se me hace más suave, menos malo. La vida hay que gozarla, y yo trato siempre de hacerlo, y en el tapón no es la ecepción. Gócenselo, y si son alguno de los personajes, disculpen la parodia…

Original por: Jorge Díaz – miercoles 27 de junio de 2007
Editado por: Gina Ortiz –

3 comments:

Teresa Panama said...

jajaja.. esta buenisimo.. sería interesante hacer una fábula con los diversos personajes que pasan por nuestro camino día con día...

Saludos !

Teresa Panama

Anonymous said...

Chevere, el tapón hay q disfrutarselo, es parte de nuestra rutina diaria, que hariamos sin él seria aburrido nuestro viaje no crees?

bye, cuidate.

Silvia

gretchen said...

JAJAJAJAJA!
Y que tipo de chofer es usted...y defendiendo a las mujeres...ves, una razon mas por las cuales no nos entienden...somos "multitaskers" por nacimiento...

jorgito, tu siempre..nos haces reir de las cosas cotidianas...nos recuerdas que muy pocas cosas se deben de tomar en serio...

Y, anda! Mayaguez y Colucci! se llevaron una mencion!

Love ya!